SHU UEMURA “ART OF HAIR”: LUJO JAPONÉS EN TUS MANOS

Shu Uemura art of hair

Lexie Arien@nezat – ¿Aún no conocéis Shu Uemura? ¿En serio? Hemos oído hablar mucho sobre cosmética coreana en los últimos años, y cierto es que mola mucho. Ahora nos toca darle la oportunidad a la cosmética japonesa, que os aseguró que os nos dejará indiferentes.

Su creador (maestro de la belleza contemporánea en su país) fue el maquillador sustituto de la película My Geisha en el año 1955. Años después trabajó en Los Ángeles donde fue reconocido como “El Maquillador de Hollywood”. ¿Que qué tiene que ver un maquillador con Shu Uemura? Resulta que en Japón todo maquillador que se precie, también es peluquero ¿Lo sabíais? Así que este mismo maquillador, fue el fundador de la marca.

En 2012 llegaba, por fin, Shu Uemura de la manos de L’Oreal a los primeros salones de belleza españoles. Esta nueva filosofía de vida, está consiguiendo revolucionar sin duda alguna el mundo de la belleza. Se inspira en la ceremonia tradicional del té, por eso la marca ofrece un ritual de belleza para el cabello basado en sus mismos principios.

Utilizan aceites vegetales y esencias, como el comino negro o la rosa mosqueta entre otros. Es decir, ingredientes preciosos y naturales. Con estos, consiguen grandes resultados al fusionarlos con sus fórmulas.

Los salones que disponen de esta marca le ofrecen al cliente una experiencia única mediante masajes capilares basados en técnicas shiatshu. Los productos se mezclan en cuencos y se aplican con pinceles de pelo natural. Así consiguen sacar el máximo partido a su cabello. Todo esto, junto con la disposición cómoda y la música relajante. Además, estos salones son los más exclusivos en todo el mundo. Cuentan con grandes profesionales que transportan al cliente a una vivencia multisensorial increíble.

Shu Uemura es una marca que vale la pena. De acuerdo con mi experiencia personal, puedo decir que realmente es un proceso relajante y mimoso que funciona. El cabello revive, los resultados son rápidos y visibles, además de recomendables.

Cincuenta minutos de relajación y mimo para nuestro cabello ¡Realmente apetecible! ¿No creéis?